01/04/2024

Ya se ha ido el invierno y pronto llegará el verano y es, sobre todo, durante estas épocas cuando nos preguntamos… ¿cumple nuestro hogar con los estándares de eficiencia energética?

Durante las próximas semanas os iremos explicando a través de nuestra cuenta de Instagram y en el blog de nuestra web cómo podemos ayudarte desde Aluminis Morell a que cumplas con una perfecta eficiencia energética y ahorres tiempo, dinero, esfuerzo y, cómo no, energía.

Porque con una vivienda eficiente energéticamente empezarás a ahorrar desde el primer día, tanto para refrescarla en verano como para calentarla en invierno. Se trata de encontrar la fórmula para que cada día necesitemos la energía justa para convertir nuestro hogar en un lugar confortable, ahorrando cada vez más en la facturación y consiguiendo una disminución de CO2 (que tan bien le va a nuestro entorno en particular y al planeta en general). No hace falta, aunque sería algo idóneo, producir tu propia energía: con unos cuantos cambios, comprobarás que es posible, y más rápido de lo que parece, asumir esa eficiencia energética que te dará una mayor tranquilidad.

¡Permanece atent@ a nuestras redes y a este blog para más detalles!

15/04/2024

 

En lo que nos concierne sobre eficiencia energética, podríamos catalogar las actuaciones a realizar desde Aluminis Morell como medidas pasivas. A saber: toda aquella solución que, mediante elementos físicos situados entre las partes interiores y exteriores del hogar, nos ayuden a mejorar la capacidad térmica de la vivienda, provocando una disminución de la demanda energética. Con el aislamiento necesario, conseguiremos minimizar la pérdida de calor o frío y ahorraremos en el gasto de las medidas activas, que son, por ejemplo, el aire acondicionado o la calefacción

Se podría decir también que las medidas pasivas se aplican sobre el diseño arquitecónico para aprovechar al máximo lo que en entorno nos ofrece, reduciendo así la dependencia que las instalaciones suelen generar cuando el nivel de eficiencia energética no es el adecuado. 

Ya que el objetivo es garantizar el más alto nivel de aislamiento térmico posible, habrá que asegurar tanto la estanqueidad como la hermeticidad al paso del aire, así como mantener un constante nivel de iluminación y una correcta gestión de las ganancias solares procedentes del exterior. 

 

Y es aquí donde entran en juego las ventanas y las puertas

07/05/2024

La instalación de ventanas es una de las medidas pasivas más determinantes a la hora de conseguir esa ansiada eficiencia energética y una de las inversiones más recomendables. Podemos llegar a reducir hasta un 65% las pérdidas de calor y/o frío, siempre teniendo en cuenta la zona geográfica donde vivamos, la etiqueta energética de cada producto y el nivel de confort que queramos alcanzar.

Hace años, la madera era el material más utilizado en las ventanas, tan estético como aislante, pero su necesidad de mantenimiento ha hecho que poco a poco su demanda sea más baja y ahora se busquen materiales menos delicados y más eficientes en cuanto a calidad-precio. En Aluminis Morell trabajamos con el aluminio y el PVC.

Aluminio: Es un material que necesita muy poco mantenimiento y limpieza (por lo que es muy duradero) y destaca por su rigidez. Si a los perfiles de aluminio les añadimos la Rotura de Puente Térmico (RPT), que resulta de incluir un material aislante entre la parte interior y exterior de los perfiles, lograremos un nivel de aislamiento térmico y acústico mucho mayor, aunque también se encarecerá el coste.

PVC: Una inmejorable relación calidad-precio, una sensación de calidez única y una transmitancia insuperable. El PVC es un material que resiste muy bien la exposición al sol (sin estropearse ni decolorarse) y tiene una larguísima vida útil, además de ser 100% reciclable. Su mantenimiento también es sencillo y mínimo.

Podéis ver más abajo algunos ejemplos de ventanas, tanto de aluminio como de PVC.

11/06/2024

El acristalamiento es un punto importante cuando hablamos de las medidas pasivas. Pese a que todavía pueden verse vidrios simples en muchas casas, lo más recomendable actualmente, y por lo que más se está empezando a apostar de un tiempo a esta parte, es por los vidrios compuestos; es decir, dobles (o más) vidrios con una cámara de aire entre ellos, incluyendo algún tipo de gas o aire deshidratado. Es importante no confundirse con los vidrios laminados, también interesantes y seguros pero más indicados para otros aspectos, ya que no incorporan cámara.

La cantidad de vidrios implicados puede variar en función de las necesidades de aislamiento térmico y acústico y de los perfiles de las ventanas, teniendo en cuenta que un triple vidrio proporcionará mayor estanqueidad y mayor aislamiento que uno doble, y que el espesor (milímetros) y el tipo de gas que se incluya en la cámara también tendrán su efecto.

Asimismo, también se puede tratar el cristal para mejorar sus prestaciones. Así pues, aparte del aspecto que queramos darle (transparente, mate, carglass, etc.) en función de la intimidad que se desee, se pueden distinguir dos tipos importantes de tratamiento además del cristal básico (que es el que deja pasar la luz sin ningún tipo de reticencia pero no evita que el calor o el frío le afecten):

Bajo Emisivo: es el doble de aislante que el cristal básico y permite conservar el calor o el frío de la estancia minimizando al máximo la pérdida de energía.

Bajo Emisivo Control Solar: actúa igual que el Bajo Emisivo pero con el añadido de reducir la incidencia directa del sol en la estancia; por ello está más indicado para climas más cálidos o de mayor exposición solar.

 

23/07/2024

 

¿Y qué hay de las persianas? Esas amigas a veces tan inseparables de las ventanas, ¡que también pueden contribuir a al aislamiento, tanto acústico como térmico!

En Aluminis Morell trabajamos con persianas cuyas lamas son de PVC o de aluminio (opción esta última más resistente y que ofrece un nivel de aislamiento muy parecido al de las de PVC), destacando por su seguridad y durabilidad. ¡Ah!, y no olvidéis que también las instalamos con motor, hecho que provocará que no haya ningún orificio por el que pueda escaparse el calor o el frío.

También hay que destacar la importancia del cajón*, que puede ser, según lo que solemos instalar:

  • Registro: Es la opción que encierra la persiana dentro de la pared, y debe ser de obra.
  • Monoblock: Va reemplazando poco a poco al registro. Encierra la persiana por fuera de la pared y resta generalmente un poco de luz a la ventana (ya que quita parte del espacio del vidrio).

*En su interior se pueden añadir materiales extras que aumenten la capacidad de aislamiento.